ESTUDIAR, TRABAJAR Y VIAJAR, ¡es posible!

BARRA

¡Hola, hola viajeros!

Como sabréis si sois seguidores habituales del blog, me encuentro estos días por tierras portuguesas disfrutando de mi viaje de fin de carrera. Como mi equipaje de mano para tantos días es bastante reducido, he decidido dejar esta entrada planificada para esa semana. A la vuelta, prometo traeros muchísimo contenido nuevo: itinerarios, experiencias y muchísima información acerca de la experiencia.

Resultado de imagen de work tumblr

Sin más, vengo a hablarlos de mi experiencia durante 2016 estudiando, trabajando y viajando. Siempre he tenido a esas personas capaces de hacer esto mismo, durante años, en un pedestal. Me parecen personas lo suficientemente cualificadas y planificadoras como para sobrellevar el estrés que supone hacer estas tres cosas sin perder, ni faltar en ninguno de los sentidos.

Durante mi penúltimo año de Turismo me planteé la posibilidad de probar cuando me surgió un trabajo de dependienta en una tienda. Por aquel entonces, estudiaba de tarde, había terminado por fin las prácticas de la carrera y un trabajo de 6 horas no me parecía gran cosa para sobrellevar tal carga (error). Si es cierto que cuando trabajas y estudias, tienes que tener muy claro tus horarios para que absolutamente nada de la carrera coincida con tus horas de trabajo, porque un puesto de cara al público es imposible de abandonar por ninguna de las urgencias que puedan surgirte.

Mis escapadas durante ese tiempo, fueron casi todas las que podéis encontrar en el blog, las que suelo llamar ESCAPADAS EXPRESS. Lo peor de planificar tantísimo el día a día era que a la vuelta de los viajes, sentía esa depresión post-viaje que toda persona experimenta cuando llega a su lugar de origen de nuevo y al día siguiente, debía poner una sonrisa de oreja a oreja siempre.

He de decir que a pesar del estrés (y un par de contracturas que me estaban comiendo viva), aquellos dos-tres meses me parecieron geniales. Me sentía una persona capaz, iba a clase, aprobaba los parciales y vuelta al trabajo. Si es cierto que mi vida social aminoró muchísimo debido a que, no me podía multiplicar por muchísimo que quisiera. Ganaba el suficiente dinero para ser yo quien pagara todo lo que quería y necesitaba (gasolina, comida, viajes, ropa,…)

De todo se aprende y de experiencias así, os prometo que aprendí muchísimo a organizar mi día a día y a desorganizar mis días libres, los planes improvisados sentaban siempre genial. Os animo a probarlo alguna vez. ¡Vale la pena!

La próxima semanilla tendréis todo el contenido nuevo sobre Portugal para aprovechar estos meses de temporada baja donde los vuelos se compran (casi) que solos.

Nueva firma 1

MI EXPERIENCIA EN VOLUNTARIADOS.

BARRA

¡Hola, hola viajeros!

Hoy vengo a traeros otro de esos post en los que os hablo no solo de mi experiencia viajera, sino de mi experiencia en mi isla, en este caso sobre los voluntariados que he llevado a cabo a lo largo de mi vida.

tumblr_static_istock_000026793804medium

La primera vez que me llamaron los voluntariados tenía 14 años, me motivaba ayudar y conocer a personas nuevas y no dudé en apuntarme. En este caso fue un voluntariado cristiano en una convivencia, había que ayudar a recoger, limpiar, decorar (os prometo que aunque suene terrible, fue divertido). Teníamos también que ser mentoras de las más pequeñas, guiarlas y cuidarlas un poco durante la experiencia. Recuerdo que para mí, fue una experiencia bonita.

Los siguientes voluntariados llegaron con mi mayoría de edad: carreras, eventos tecnológicos, eventos con colegios. En muchos pude conocer alrededor de 300 personas nuevas perfectamente que a día de hoy, aún son muy buenas amistades en mi día a día y no me arrepiento de nada.

Puede que al principio el trabajo no remunerado para muchas personas, no suponga motivación pero la verdadera motivación está dentro del sentimiento tan grande que crece dentro con saber que gracias al granito de arena de tantísimas personas, se forma un evento tan grande, sea cual sea. Además, siempre hay personas para guiarte y enseñarte, lo cual también es reconfortante. Podemos hablar también de los voluntariados como experiencia laboral o incluso, como experiencia previa para llevar a cabo voluntariados a lo largo del mundo.

Ahora mismo, y a raíz de al fin terminar la carrera del todo, estoy en búsqueda y captura de algún voluntariado europeo (y cruzando los deditos para que me escojan en alguno de los que he solicitado). Me motiva muchísimo el marcharme un año y comenzar de cero en un lugar totalmente distinto, ayudando, conociendo personas de todo el mundo y aprendiendo (tanto idiomas como aquello en lo que se base el voluntariado). De momento, la mayoría de voluntariados a los que le tengo el ojillo puesto los lleva la Asociación Mundus, por si os fuera de interés.

Si tenéis experiencias de voluntariados, no dudéis en escribirme abajo en los comentarios o incluso, al mail outlettraveler@gmail.com

Nueva firma 1

¿Es rentable reservar a última hora?

¡Hola, hola viajeros!

Quiero hablaros un poco acerca de mis experiencias a la hora de reservar vuelos, alojamiento o barco a última hora para que comprendáis cuando y como es mejor reservar.

Resultado de imagen de booking travel tumblr

Si hablamos de vuelos, en temporada alta es casi imposible encontrar una buena oferta desde Canarias por lo evidente. Solamente mediante Ryanair, la compañía lowcost que más utilizo, y desde Madrid, he podido encontrar algunas ofertillas a destinos cercanos en pleno verano como Toulouse, algunas localidades de España o Italia . Estas ofertas podéis encontrarlas mediante SKYSCANNER.

Por ello, quiero dejar claro varios puntos acerca de la reserva a última hora:

  • ¿Es posible? Sí, pero rara vez en épocas de temporada alta (sobretodo si presentan muy pocas ventas del vuelo). Ya me ocurrió por los meses de Octubre, Noviembre y Diciembre que encontraba vuelos de una semana para otra tiradísimos de precio Italia a 40 euros ida y vuelta, Malta por 4 euros, Toulouse a 20 euros, Marruecos a 30 euros o así.
  • ¿Cómo se encuentran estas ofertas? Como todo, requieren de pegarnos un ratillo largo en las principales páginas de las compañías aéreas o en su defecto, comparadores de vuelo (para variar, os recomiendo por propia experiencia y por su utilidad, Skyscanner)
  • ¿Cuánto tiempo de preparación necesitas? Si por casualidad, encuentras una oferta de este estilo, lo normal es que te pongas a planear in situ (o al menos es lo que hago yo) para aclarar lo antes posible tanto el alojamiento (que es otro aspecto clave que debes tener en cuenta con la reserva a última hora) como las posibles paradas que vayas a realizar en el destino y así animarte del todo a comprar el vuelo. No recomiendo para nada comprar un vuelo a lo loco y luego buscar alojamiento, en el siguiente punto os explico un poquillo el porque.
  • Ya tengo mi vuelo, ¿ahora qué? Ahora toca buscar el alojamiento. La búsqueda de alojamiento a última hora suele ser complicada si nos encontramos en plenos meses de temporada alta. Por ello, recomiendo siempre la opción de Airbnb. Cuando me fui a Noruega, compré los vuelos sin darme cuenta de que el alojamiento allí era carísimo y casi me da algo (125 euros por un fin de semana en una habitación compartida con 12 personas, ¿os lo imagináis? Yo tampoco). Al final, terminé encontrando una habitación en una zona muy céntrica de Oslo que me costaba la mitad de lo que valía una cama en un hostal.
  • Con respecto a los barcos, en mi caso, siendo canaria y usando cada cierto tiempo las empresas Naviera Armas o Fred Olsen para moverme entre islas, nunca he tenido problema en reservas a última hora. Cierto es que esto podría variar como digo dependiendo la temporada o las fechas a lo largo del año.

 

¡Por fin ha comenzado la temporada baja y el cuerpo lo sabe! En menos de dos semanillas estaré por Oporto para documentaros toda mi experiencia como Solo Traveler una vez más. ¡Me muero de nervios!

Nueva firma 1